4 feb. 2007

LAS RAZAS DEL MUNDO Y LA JUGAVILIDAD

Crectividad entre usuarios, la cada vez más desplegada banda ancha entre los internautas, y el gusto por los juegos multi player, y por el rol, ha conseguido que los Massive Multiplayer Online Role Playing Games, es decir, MMORPGs, se hayan extendido cada vez más y más. Blizzard no se ha quedado atrás, y nos trae un producto destinado a los fans de este tipo de juegos. El juego se encuentra ambientado 10 años después de Wacraft III: The Frozen Throne y nos ofrece la posibilidad de adentrarnos en el universo de Warcraft de una manera mucho más profunda.


World of Warcraft es un MMORPG, lo cual significa que nos vamos a adentrar de una manera personal en un mundo, donde, con la ayuda de otros jugadores, o simplemente solos, vamos a explorar, hacer quests y luchar contra el bando contrario entre otras muchas cosas.

Razas y Clases
Para empezar, decir que el juego se divide en dos bandos, la Horda y la Alianza. Dependiendo del bando que elijamos tendremos la posibilidad de elegir unas razas u otras. En la horda disponemos de los Tauren, Undead o No-Muertos, Orcos y Trolls. Por otro lado, en la alianza, podremos elegir entre una de las siguientes razas: Humanos, Gnomos, Enanos y Elfos Nocturnos.


La Alianza

Enano





Humano





Gnomo




Elfo Nocturno






La Horda


Tauren












Orco












Troll











No Muerto






Dependiendo de que elijamos, tendremos unos puntos fuertes en determinadas áreas, por ejemplo, los Tauren destacan por su gran fuerza bruta y su afición a la naturaleza, convirtiéndolos en grandes guerreros y Chamanes (Shamans), sin embargo, un Gnomo es justo lo contrario, pequeño, escurridizo y excéntrico, perfecto para un Rogue o un Mago, ya que su inteligencia sobresale por encima de la de las demás razas.
Aparte de las razas, también tenemos un repertorio de un total de nueve clases entre las que elegir:


- Mage: Esta clase está enfocada a la magia, sus hechizos y la habilidad de poder conjurar comida los hacen muy útiles tanto en grupos como solos. La gran potencia de sus hechizos los hacen excelentes en combate a distancia.


- Rogue: Pícaros, ladrones y demás conforman esta profesión. Si lo tuyo es robar y atacar por la espalda silenciosamente, un Rogue es lo tuyo. Su punto fuerte es la agilidad y la posibilidad de camuflarse, sin embargo, su poca constitución les obliga a no permanecer durante demasiado tiempo en combate cuerpo a cuerpo.

- Warrior: Armaduras pesadas, toda clase de armas y escudos, movimientos devastadores y demás lindezas acompañan al Warrior en sus andanzas. Su fortaleza reside en el hecho de poder manejar toda clase de armas y armaduras, permitiéndoles así aguantar mucho en los combates a corta distancia, sin embargo, su escasa agilidad y rapidez, les obliga a depender mucho de su armadura.

- Priest: Dedicados a sanar, curar, aplicar bonificaciones (buffs) a los compañeros del grupo, los priest están muy enfocados a pertenecer a un grupo. Destacan en el hecho de poder sanar de manera muy efectiva. Sus buffs para aumentar distintos atributos de los personajes son muy apreciados en los grupos.


- Hunter: Son cazadores expertos, su conocimiento del entorno y de las especies que en él pueblan los convierten en excelentes exploradores. Los hunters pueden amaestrar especies salvajes para convertirlos en sus “mascotas”. Sus habilidades están centradas en el combate a distancia mediante el uso del arco o la escopeta.- Warlock: Parecidos a los magos, pero más enfocados a la magia negra, son capaces de invocar a una criatura para que les ayude en sus andanzas. Los warlocks son capaces de debilitar a un enemigo, hacerle correr de miedo y corromperlo desde dentro entre otras muchas cosas. Al igual que el mago, la distancia es fundamental en esta clase, ya que la nula protección de la ropa, les hace muy vulnerables en combate cuerpo a cuerpo.
- Paladín: Guerreros santos, muy parecidos a los guerreros en su forma de actuar, pero con otra clase de movimientos. Los paladines combinan la magia con las armas, y son una clase que únicamente está disponible en la Alianza.
- Chaman: el “jack of all trades” del World of Warcraft. Esta clase está destinada a suplir los huecos en los grupos, y sirven para un poco de todo. Los totems que pueden plantar tienen muchas funciones, y su capacidad para poder llevar armadura media y poder pegar de manera moderada, los hacen capaces de aguantar en combate cuerpo a cuerpo. El chaman es una clase única de la Horda.
- Druid (Druida): Es el personaje encargado de rellenar algunos huecos en los grupos. Son capaces de transformarse en distintas clases de animales para adaptarse a distintas situaciones (como en oso, que ganas fuerza). Sus habilidades para sanar también le hacen apto para curar al grupo.
Jugabilidad
Habiendo enumerado las razas disponibles, y descrito las clases disponibles, toca hacerle un repaso a la jugabilidad. Cuando comenzamos la creación de nuestro personaje, nos encontraremos con unas cuantas opciones para poder personalizarlo (no demasiadas), acto seguido, y tras elegir la clase y la raza con la que vamos a jugar, entraremos al mundo, donde empezará nuestra andanza.

En primer lugar, decir, que el World of Warcraft (WoW en adelante), está muy orientado a hacer progresar a nuestro personaje mediante Quests (misiones). Estas quests son muy variadas, desde hacer de recadero y mensajero, hasta de asesino de criaturas y bestias que incordian los alrededores de un pueblo. Esto lo notaremos nada más comenzar, donde lo primero que haremos será encontrarnos con un NPC (personaje controlado por la máquina), que nos encomendará una primera misión enfocada a que reconozcamos el terreno de alrededor. A medida que vayamos avanzando en niveles, y por el mundo, nos encontraremos con muchos de estos NPCs, que nos darán muchas y variadas misiones. Si las cumples, recibirás un bonus en forma de experiencia, y es bastante probable que también recibas equipación, que siempre viene bien, sobre todo teniendo en cuenta que durante los primeros niveles, es bastante difícil ir con dinero de sobra.

Y como en experiencia se basa este juego, decir que tenemos como límite el nivel 60, y que para alcanzar éste, aparte de hacer quests para conseguir la experiencia necesaria, también se nos recompensará por descubrir nuevas zonas del mundo, pueblos, ciudades, selvas o desiertos nos darán una bonificación en forma de puntos de XP. Otro factor que también influye en esto es el hecho de poder “descansar”. A lo largo y ancho del mundo de WoW, tendremos tabernas y posadas, llamadas “Inn”. Si por ejemplo, al salir del juego, lo hacemos en una “Inn”, cuando volvamos tras unas horas, veremos que el color de la barra de experiencia ha cambiado, indicándonos que ahora nuestro estado es “Rested”, lo que viene a significar que si estamos descansados recibiremos un 200% de experiencia por cada bicho que matemos, en vez del 100% original.

Y todo esto se puede hacer sólo, y es que Blizzard ha puesto empeño para que todas las clases de jugadores, habiendo elegido cualquier clase de personaje, pueda subir perfectamente a nivel 60 tanto jugando solos como en grupo. El “problema” (por llamarlo de alguna manera), es que hay ciertas quests donde nuestro objetivo será matar a un bicho élite. Lo que destaca de esta clase de bichos, es el hecho de que aunque sean de un nivel más o menos igual que el nuestro, sus habilidades están muy por encima de las nuestras, y para matarlo necesitaremos la ayuda de un grupo aunque, si lo conseguimos, la recompensa será mucho mayor que la de una quest corriente.

En cuanto al sistema de muertes, es decir, cuando nuestro personaje fallece, se puede describir en los siguiente pasos:

1º) Mueres
2º) Tu espíritu aparece en el cementerio más cercano de la posición donde has muerto.
3º) Aquí tienes dos opciones, o bien que el “Spirit Healer” te cure y te haga “resurrect” allí mismo, a cambio de una penalización en forma de un 25% de durabilidad para los objetos equipados, o bien caminar tu mismo hasta tu cuerpo (su posición aparece indicada en el minimapa). En este caso tendremos un 10% de penalización en la durabilidad de la armadura equipada.


El inventario se basa en un sistema de slots. Al inicio disponemos de 16 slots donde guardar todo tipo de objetos, slots que podemos ampliar comprando bolsas que contienen seis slots más. Todos los objetos ocupan un sólo slot y no tenemos que preocuparnos por el peso del objeto.
Todo lo anterior está diseñado de una manera muy fácil de aprender, al igual que la interfaz, que es muy intuitiva y sencilla de manejar. El objetivo es conseguir que el jugador se sienta cómodo jugando al poco tiempo de haber empezado, y que el aburrimiento sea mínimo. En definitiva, hacer un juego más amigable para todo tipo de usuarios y no tan duro al principio como suelen ser el resto de mmorpgs.

El Mundo
Grande, bien estructurado y fácil de explorar y pasear. De esto nos daremos cuenta nada más empezar, donde un estupendo mapa del mundo nos acompañará siempre. Todos los aspectos en lo que al mundo del WoW se refiere, destacan por ser detallados y estar bastante cuidados. La arquitectura de las capitales es impresionante, de hecho, cuando llegas por primera vez a Stormwind y ves las grandes estatuas y las grandes murallas, sientes una sensación de impresión bastante complaciente; lo mismo pasa con otras capitales, como la ciudad de los no-muertos, o Ironforge, la ciudad de los gnomos y enanos.

Los entornos están bien hechos, son claros y sencillos de explorar, y es imposible perderse; un minimapa en la esquina superior derecha nos indica en todo momento donde estamos y si esto no es suficiente, siempre podemos recurrir al mapa del mundo anteriormente mencionado. Otro punto a favor es el hecho de que cada poco exista un pueblo o una taberna donde poder descansar de forma segura, o simplemente tomar un trago.


Gráficos
El motor gráfico usado es bastante similar, en aspecto, al del popular Warcraft III, aunque rediseñado para ofrecer más detalles que su hermano pequeño. Vayas por donde vayas hay detalles por doquier y, aunque el apartado gráfico cumple con sus funciones, queda lejos de los gráficos que podemos ver en otros títulos actuales y a años luz de su más directo competidor, Everquest 2. En cuanto al modelado y texturas podemos decir que son sencillos pero siguen la estética de RTS Warcraft.


En su defensa hay que decir que los gráficos cumplen su cometido, y en un ordenador medio se puede jugar sin ningún problema a un buen nivel de detalle y sin bajones de FPS excepto cuando aparezcan muchos modelos en pantalla.
Los efectos especiales como destellos al realizar un hechizo o las chispas al golpear son similares a lo ya visto en Warcraft3 y cumplen con su cometido, que es el de ambientar los sucesos (hechizos, golpes, chispas, etc) que suceden a nuestro alrededor. Destaca sobre todo las bolas de fuego, o algunos efectos relacionados con los Buffs.

Sonido
Completo, muy completo. La variedad sonora destaca en World of Warcraft, allá donde vayamos tendremos constantemente un sinfín de sonidos que ambientarán nuestras aventuras. Desde las pisadas por la tierra, el sonido de la armadura al movernos, o los pájaros al cantar entre otros muchos, ayudarán enormemente a que nos sumerjamos en el mundo lo mejor posible.


Uno de los puntos más espectaculares es la banda sonora, me explicaré; cuando, por ejemplo, entramos en una de las capitales, lo primero que sentirás es una emoción que se mezcla entre lo épico y la gratificación. Esto es fruto, por un lado, de la arquitectura de estas ciudades, y por otro, de la banda sonora, que se basa en una especie de cantos de mucha calidad con una orquesta igual de buena.

Conclusión
WoW nos brinda la oportunidad de volvernos a adentrar en este maravilloso mundo, pero ésta vez no el papel de un estratega, sino de forma personal, junto a otros miles de jugadores. El resultado general es muy bueno, creando adicción casi desde un primer momento, subir de nivel no es muy difícil, y se nos brindan muchas oportunidades de personalización, tanto en habilidades como en ítems para nuestro personaje. La jugabilidad es muy buena y sencilla, dejándonos un buen sabor de boca a la hora de empezar nuestra andadura y facilitando la labor al jugador desde un primer momento.


Sin duda Blizzard ha conseguido un gran producto con éste nuevo mmorpg que, aunque sigue la estela de otros, tiene elementos novedosos y algo que hace que no puedas parar de jugar y quieras subir sin parar.
Lo bueno:
- Sencilla y completa interfaz

- Gran jugabilidad
- Banda sonora
- Cantidad de objetos- Lo grande que es el mundo.
- Cantidad de “Quests”